Capitulo 2 | Números que impactan


Argentina es uno de los países de América Latina con mayor número de estudiantes y egresados/as universitarios/as.
Entre el 2003 y 2013, las mujeres lograron superar a los varones tanto en la matrícula estudiantil como en la de graduados/as.

Este fenómeno da continuidad a una tendencia histórica que lleva más de cinco décadas y demuestra la importancia que el Estado y la sociedad en general le han asignado a la educación como vía de inclusión y ascenso social. Las primeras mujeres universitarias argentinas datan de fines del siglo XIX; a finales de 1970 ellas comenzaron a acceder de manera masiva y en 1990 ya representaban la mitad del estudiantado.

¿Estos avances lograron transformar los perfiles de género de todas las disciplinas?

Porcentaje de matrícula femenina, por carrera

grafico2

El escenario educativo de fines de la década muestra:

– La persistencia de carreras feminizadas entre ellas Biología, Sociología, Comunicación, Antropología, Enfermería, Psicología y Psicopedagogía.

-Paridad en carreras tradicionalmente masculinas como Medicina, Derecho, Contabilidad, Veterinaria; y están cerca de lograrlo en Ciencias Económicas e Ingeniería Química.

– Los reductos masculinos continúan siendo las Ingenierías, en particular, la Electromecánica, Electrónica y Mecánica.

– La baja presencia femenina en Ciencias de la Computación y otras carreras vinculadas a este campo como Informática y Sistemas preocupa especialmente.

¿Cómo explicar estas persistencias y cambios
en las elecciones educativas de ambos géneros?

– Estereotipos y mandatos culturales de género y de clase social que se transmiten en los ámbitos familiares, educativos, medios de comunicación y entornos digitales.

– Representaciones sociales que asignan una valoración desigual a distintos campos de conocimiento.

– El surgimiento de nuevas carreras que posiblemente atraigan los intereses juveniles y, en especial, de las mujeres (por ejemplo, las relacionadas con la Comunicación y el Diseño).

Entonces, ¿qué hacer para que varones y mujeres puedan elegir
una carrera de manera informada, con libertad y visión de futuro?

Se necesitan intervenciones transformadoras, sistémicas y sostenibles tanto en educación, como en las políticas del campo laboral y en ciencia y tecnología desde el Estado, el sector privado
y las organizaciones sociales.